Ventilación del hogar consejos útiles

En el artículo de hoy comentaremos algunos consejos para ventilar adecuadamente nuestra casa, especialmente en los meses de mayor calor.

El sol que penetra a través de los vidrios de las ventanas multiplica su poder en verano y produce sensación de agobio. Una forma de restringir sus efectos es colocando, si disponemos de lugar en los marcos, cristales dobles en las ventanas. De esta manera se puede generar una pequeña cámara de aire y obtener un mayor coeficiente de aislación térmica.

La iluminación es todo un tema a la hora de optimizar climáticamente nuestro hogar, ya que algunas lámparas son más calurosas que otras. Las luces dicroicas, aunque puntualmente levantan más temperatura que las lámparas incandescentes, en realidad despiden una radiación menor y por tal motivo son más aconsejables en una casa calurosa. Pero tenga en cuenta que la más fresca de todas es la luz fluorescente.

Otra solución para el problema del calor en un hogar es tratar de mantener oscuros los ambientes (sobre todo aquellos que dan al oeste) a través de persianas y/o cortinas venecianas, que restringen el paso de la luz según nuestra necesidad. Las cortinas de género no son recomendables porque retienen el calor y agobian. Lo que debe conseguirse es el oscurecimiento de las habitaciones con regulación de la entrada del aire. En verano nuestros abuelos solían ventilar la casa a la mañana temprano y la cerraban enseguida, casi herméticamente, hasta la noche, cuando volvían a abrirla para dejar entrar el aire fresco.

El primer principio de confort de una vivienda para evitar un problema térmico es la ventilación. Las ventanas orientadas hacia direcciones opuestas deben abrirse para lograr que el aire circule en forma cruzada, lo que disminuye la temperatura ambiente. Es el recurso más inmediato y fácil para atacar el calor. Si carecemos de ventanas enfrentadas podemos utilizar las puertas.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *